La Laguna - ciudad Patrimonio de la Humanidad

 

AVENIDDA DE LA TRINIDAD

 

 

  AVENIDA DE LA TRINIDAD
 Tenemos ya que referirnos a una de las calles más importantes de la ciudad,tanto en sus dimensiones como en el significado que tiene al ser la vía de entrada principal a La  Laguna, hecho que le ha valido ser bautizada como avenida.
 Viene a ser la continuación de la calle Tabares de Cala o  antigua de los Álamos, aunque realmente se la conoce con el nombre que deriva de la ermita que, bajo la advocación de la Santísima Trinidad, se encuentra a la derecha en dirección a la salida de la ciudad. Esta ermita pertenece, junto con la casa  contigua, a la familia Peraza de Ayala. Hubo algún momento en que aparece descrita como calle de Juan Ortiz.
 Tiene un recorrido largo, de casi un kilómetro y fue ensanchada y reformada en el año 1958, y a sus lados, la ciudad comenzó a crecer, conformándose una serie de barrios que antes no existían.
 La Avenida de la Trinidad desemboca en una plaza conocida como Glorieta del Brasil donde se encuentra la estatua del Padre Anchieta. Esta plazoleta estuvo ubicada un poco más hacia dentro de la avenida, y formaba parte de la encrucijada de caminos que se formaban con la autopista de Santa Cruz a Los Rodeos, la avenida de Enlace, y la misma Trinidad, al igual que la carretera a La Esperanza.
 Esta avenida de Enlace, que conduce desde la Cruz de  Piedra a la Glorieta del Brasil, también es denominada, ya modernamente, como Avenida de la Candelaria y por último es llamada Avenida Angel Guimerá.
 Del mismo tiempo que esta es el nacimiento de una vía que asciende paralela a ella pasta desembocar en la Trinidad. Es la calle Delgado Barreto, entre las que se ubica el edificio principal de la Universidad de La Laguna y edificios afines: colegio mayor y residencias docentes.
 Paralela a la Trinidad corre la calle de Heraclio Sánchez, que comienza en la de Herradores y viene a terminar en Delgado Barreto.
Aparte de la calle del Juego ya nombrada, la Trinidad no da muchos nacimientos a calles que salgan o desemboquen en ella a pesar de lo largo de su trazado. Después de la calle Pablo  Iglesias aparece una vía de poco trayecto que lleva el nombre de calle de Morales, y ya prácticamente en su acera derecha no existen otras.
 Continuando por la avenida de la Trinidad con rumbo a la Glorieta del Brasil y en el lado correspondiente a la acera de la izquierda, encontramos una calle que desemboca en la misma plaza de San Cristóbal o la Milagrosa, y que lleva el nombre de calle Catedral.
Perpendiculares a ésta aparecen por un lado, una pequeña vía que se conoce por el nombre de una figura de la baraja, la calle de la Sota, y por otro, una moderna calle que comunica directamente la parte de comienzo de Herradores con la de Delgado Barreto frente al edificio de la Universidad, y que fue bautizada hace poco tiempo como calle de Antonio González, viniendo a ser la conocida previamente como calle Sin Salida, porque evidentemente la misma no tenia salida como ahora.
 Sobre los años 1950 ocurre el nacimiento de una paralela a la de la Catedral y que recibe el nombre de calle del Dr. Zamenhof, que también final iza en la misma de la Trinidad, al igual que las conocidas con el nombre de calle de María del Cristo Ossuna y que desemboca en la avenida de Calvo Sotelo.
En esta serie de vías modernas de aparición reciente, se da la circunstancia de que si observamos el primitivo mapa de Torriani de hace cuatro siglos, se aprecian entre huertas, diferentes roturaciones del terreno que siguen exactamente los trayectos que hoy llevan las calles mencionadas.